Make your own free website on Tripod.com
ZONA DON LUIS DUCASSE
Enlaces interesantes

HOME

Historia
Biografia Martin
Biografia Peña
Dirigentes
Galeria de Fotos
Dirigentes Region
Actividades y Eventos
Enlaces interesantes
Periodicos
Historia del PRD
Himno del Partido
Declaracion de Principios
Hipolito Mejia Dominguez
Milagros Ortiz Bosch

REGION "MARTIN VARGAS" BRONX NEW YORK

1880 DE CARTER AVE. ENTRE WEBSTER Y TREMON AVE. BRONX  NEW YORK.

Partido Revolucionario Dominicano

Peña Siempre!!

José Francisco Peña Gómez

''Loor eterno a quien honor merece. Al

ENLACES

Escudo Nacional Dominicano

Presidencia

PRD Pagina Oficial

PRD New York

Enter content here

Enter supporting content here

Site mantenido por:  Emilio Vargas
Copyright © 2002 All rights reserved.

Ideascon S.A email zorrotres@netzero.net

Parte del discurso pronunciado por el Dr. Jose Fco. Peña Gomez, el 25 de Febrero de 1997 un año antes de su muerte, en New york.
(Esto pensaba Peña sobre la Reeleccion)
El mantenimiento del órden constitucional está garantizado tanto por nuestra comprobada adhesión a los principios de la democrácia como por nuestra aspiración de acceder al poder por la única vía que el derecho pone a nuestra disposición: la de las elecciones competidas y nunca jamás a través de la asonada cuartelaria o de impertinentes llamados a la renuncia de un Presidente como ocurrió contra los Gobiernos del PRD.
La conservación de la estabilidad política de la nación, sin embargo, es una responsabilidad compartida que atañe a todos los poderes, tanto al Gobierno como a la oposición. En este sentido queremos expresar nuestra preocupación por la inoportuna y antitactica campaña que han iniciado sectores del Gobierno en pro de una reforma constitucional para restablecer la reelección presidencial.
No entendemos como es posible que apenas a seis meses de iniciada la presente administración y algo mas de 2 años de habernos corresponsabilizado con la erradicación del continuismo con la firma del Pacto por la Democracia, sea precisamente de sectores de la antigua oposición al Gobierno del Presidente Balaguer de donde brote ahora el clamor en pro de la reelección presidencial.
El PRD y el PLD son dos fuerzas políticas que remedan dos ramas brotadas del mismo tronco. El fundador de nuestro Partido, Prof. Juan Bosch, cuando le tocó ejercer el poder por única vez en 1963, lo hizo bajo los auspicios de una Constitución --la de ese mismo año-- que prohibía expresamente la reelección del Presidente y del Vicepresidente de la República como fórmula necesaria para evitar los conflictos y confrontaciones del pasado que llegaron a degenerar en guerras civiles entre Presidentes y Vicepresidentes de la República, en la prolongación indefinida del mando de gobernantes antidemocráticos y a la utilización de la fuerza como vía fundamental para la conservación del poder.
Cada vez que en nuestro país primó la reelección presidencial, surgió un gobierno autoritario y cuando no, una tiranía y casi siempre terminaron con magnicidios, revoluciones armadas o en grandes crisis institucionales como fue el caso de las que se desencadenaron a raíz de las reelecciones del Dr. Joaquín Balaguer en 1974 y 1994.
Nuestro Partido, que no propició la adopción de la regla del 50% y de la segunda vuelta y que entendió que se trató de una medida coyuntural para impedirle el acceso al poder, se ha abstenido de recurrir a la mayoría parlamentaria calificada de que dispone junto al Partido Reformista Social Cristiano para derogar este principio porque temía que la Asamblea Constituyente que había que convocar para adoptar esta decisión iba a ser aprovechada para la prolongación del mandato de los legisladores que aunque legal desde el punto de vista formal, constituiría un Golpe de Estado parlamentario contra el Ejecutivo condenándolo a gobernar cuatro años sin representación parlamentaria.
Sabíamos los peligros que tal aventura entranaba para la estabilidad política de la nación ya que una prolongación indebida del período de los legisladores puede ser enfrentada por una disolución del Congreso y una sucesión de golpes y contragolpes que pueden destruír la democrácia nacional.
Parecida peligrosidad representa la convocatoria de una Asamblea Constituyente para restablecer la reeleccion porque ya sabemos de que manera se reeligen los gobiernos de nuestro pais con el uso y el abuso de los recursos del Estado, con la conversion del Palacio Nacional en sede partidista oficial, con el uso de los dineros publicos, con el cobro indebido de las comisiones y la utilizacion del poder militar, policial y de los organismos de inteligencia en favor de los Presidentes en ejercicio.
La reeleccion presidencial ha resultado problematica aun en la sociedad democratica mas avanzada del mundo, los Estados Unidos, y por eso se la redujo a un periodo y aun la continuidad por un solo mandato sigue causando dificultades como las que forzaron a la renuncia del Presidente Richard Nixon tras la crisis de Watergate y a las que confronta actualmente el Presidente Bill Clinton como resultado de las acusaciones que se le vienen haciendo, con razon o sin ella, en el sentido de utilizar mecanismos de poder en beneficio del financiamiento de su campaña.
Es cierto que en Argentina, en Peru y ahora en Brasil se ha restablecido la reeleccion. En el caso de Peru, estamos en presencia de un Gobierno de actitudes autoritarias que ha tenido que enfrentar una generalizada campaña de violencia y terror que ha amortiguado los efectos de las medidas de fuerza del Presidente Alberto Fujimori.
En lo que respecta a Argentina estamos en presencia de un Gobierno, el del Presidente Carlos Menen, que accedio al poder en medio de una crisis financiera desatada por la hiper inflacion que padecio ese pais. En el caso de Brasil se trato de una crisis institucional que provoco la destitucion del Presidente Fernando Color de Melo.
En la Republica Dominicana no existe ninguna crisis ni economica ni institucional ni politica que justifique la prolongacion del Gobierno en violacion de un pacto que como el De la Democracia es un compromiso sagrado de sus signatarios y de la sociedad civil.
Tal pretension conduciria inevitablemente a una confrontacion entre el Acuerdo de Santo Domingo y el Gobierno de Leonel Fernandez que nosotros consideramos que quebraria el clima de dialogo y de respetuosa convivencia que hemos mantenido durante los ultimos seis meses.
Creemos que las reformas a hacer son aquellas dirigidas a ampliar la democracia pero no a enturbiarla. Estamos convencidos que solo la observancia de la no reeleccion hara posible la celebracion de elecciones ejemplares porque a un presidente que no este comprometido en un proceso continuista solo le interesa el reconocimiento de la historia o el de su pueblo a traves de actuaciones equilibradas e imparciales.
Antes que involucrarnos en politicas contrapuestas que seran sin duda alguna fuente de conflictos futuros, debemos buscar las coincidencias con el Gobierno y el Partido Reformista y junto con nuestros aliados del Acuerdo de Santo Domingo para la ejecucion de medidas de afianzamiento de la gobernabilidad de la nacion, de medidas en beneficio de los mas necesitados, de medidas que amplien y protejan los intereses nacionales. Deberiamos coincidir en tareas como la del conocimiento de las reformas a la Ley Electoral y el Consejo Nacional de la Magistratura, la Reforma Judicial, la Ley de la Electricidad, la Ley de Educacion, la Ley de Salud, la Ley de Presupuesto y otros aspectos que precisan que sean solucionados. En este sentido el PRD cree oportuno reiterar nuestra propuesta en favor de la descentralizacion administrativa del pais compartida por el PLD.